info@ivending.es
691 253 571

¿Qué máquinas expendedoras son las adecuadas para mi proyecto?

Sin lugar a duda, la rentabilidad de nuestro proyecto estará sustentada sobre las máquinas multiproducto o en la mayoría de las ocasiones mal llamadas máquinas expendedoras de snacks. Este tipo de expendedoras están basadas en sistemas de espirales o sistemas de arrastre/empuje, como el easyflex entre otros. De todos esos sistemas el más extendido y contrastado es la máquina expendedora de espirales, que ha desarrollado numerosas opciones y desarrollos que permiten una amplia versatilidad a la hora de su configuración para múltiples y diferentes familias de productos dentro una única máquina expendedora.

Suelen tener en común una ventana de cristal o cristal frontal (Glass-front) donde se exponen los productos, de tal manera que el consumidor puede comprobar el artículo que va a comprar. Este sistema se ha incorporado incluso a las típicas máquinas de refrescos, llamados habitualmente “botelleros” o “lateros”, ya que aumentan las ventas considerablemente. El consumidor quiere ver lo que va a comprar, facilitando igualmente la venta directa por impulso y la venta cruzada.

La mayoría de estas máquinas expendedoras tienen una altura que ronda los 183cm y un fondo de aproximadamente 100 Cm. Dentro de las opciones más importantes de las vending multiproducto, y de la mayoría de las máquinas expendedoras en general, podemos destacar:

  • Tamaños. Como detallamos anteriormente, los tamaños estándar de los diferentes fabricantes son: las máquinas pequeñas, con 6 espirales o canales, máximo por bandeja, las medianas con 8 espirales o canales, máximo por bandeja y las grandes con 10 espirales o canales, máximo por bandeja.
  • Grupo de frío. La inmensa mayoría incorporan grupo de frío, aunque existen en el mercado algunas opciones sin el mismo, desarrolladas para la venta de snacks exclusivamente en interiores. Si bien se puede llegar a instalar en tiendas 24 horas para productos que no requieran frío como productos grow o eróticos, en nuestra opción no es la mejor opción, ya que no se puede considerar una solución realmente multiproducto y en determinadas situaciones, aunque los productos no requieran refrigeración, si es conveniente. Además, su valor en el supuesto de venderlas de segunda mano, es muy bajo, ya que los profesionales no las compran salvo casos muy excepcionales. Si queremos vender sándwiches la máquina deberá de refrigerar hasta los 3 ó 4º la zona donde estén ubicados.
  • Ascensor. Esta opción ha permitido desarrollar soluciones para sectores como la alimentación u otros productos que antes no se podían comercializar en expendedoras porque se deformaban al caer en el área de recogida de productos. No obstante, es muy importante planificar los productos a comercializar, porque tiene un coste considerable y que para vender snacks y refrescos no es necesario.
  • Sistemas de pago. Todas las máquinas suelen incluir el sistema de pago por monedas, pero también pueden disponer de billetes, pago por tarjeta de crédito o incluso por teléfono móvil. Es conveniente dotar a la máquina del sistema adecuado para los productos comercializados.
  • Telemetría. La mayoría de las máquinas expendedoras incorporan la opción de controlar online mediante el teléfono móvil o el ordenador la prácticamente totalidad de parámetros del funcionamiento de la máquina: ventas, alertas stock producto, incidencias, cortes de corriente…La mayoría de las grandes empresas operadoras o explotadoras de máquinas expendedoras están incorporando este tipo de soluciones, ya que les permite tener un control absoluto de las máquinas expendedoras y planificar las rutas de reposición optimizando al máquina los tiempos empleados.

En la actualidad cada vez menos utilizados, salvo casos muy específicos, ya que las máquinas robotizadas para la venta de refrescos o las anteriormente comentadas máquinas multiproducto, se ha mostrado mucho más eficientes para comercializar estos productos, pudiendo aumentar las ventas hasta un 30% en muchos casos, ya que ofertan más variedad de producto y la posibilidad de que el consumidor vea el producto.

 

No obstante, si son más utilizados para la venta de formatos como las botellas de Litro o en casos en los que la máquina sufra una directa y prolongada exposición al sol, ya que al no disponer de un frontal de cristal, conservan mejor el frío.

 

MÁQUINAS DE RESFRESCOS “ROBOTIZADAS”

 

 

Ésta ya, relativa novedad, ha puesto en segundo lugar en la mayoría de ocasiones la utilización de “botelleros” como máquina dedicada a la venta de refrescos, ya que ofrece como comentábamos, mucha más variedad de productos y la importante ventaja comercial de exponer el producto ofertado al cliente en su ventana de cristal, que puede llegar a aumentar las ventas de bebidas hasta un 35% en una tienda 24 horas optimizada. Además, el sistema de dispensación, mediante un brazo robotizado, lo hace mucho más atractivo y novedoso al consumidor. Si disponemos de poco espacio o una inversión ajustada, la mejor opción es vender el producto en las máquinas multiproducto.

Quizás sea una de las grandes novedades que se han empezado a comercializar en España hace pocos años. Son dispositivos que incorporan un sistema de empujadores que dispensan el producto adquirido por el consumidor y que permiten la venta de productos de gran formato, como latas de aceite, detergente, parafarmacia, electrónica….Estos dispositivos nos permiten vender prácticamente cualquier producto.  La mayoría de estos dispositivos incorporan de serie un ascensor que recoge el producto a la altura de la bandeja donde se dispensa y que lo deposita en el área de recogida del cliente, eliminando los daños que provocarían los sistemas tradicionales de caída.

Su incorporación al mercado, se ha desarrollado inicialmente al vending sectorial, para sectores como las farmacias o supermercados, pero cada vez más, forman parten de las tiendas 24 horas.

El café es uno de los productos más consumidos y rentables del mundo y por tanto este tipo de máquinas no faltan en explotaciones de vending cautivo, y cada vez está más presente en instalaciones de vending público o TIENDAS 24 HORAS, con la importación de la cultura del “coffe to go”. Existen tres tipos de máquinas de café en el mercado:

  • Máquinas de cápsulas. El sistema más conocido es la Nespresso, Dolce gusto…. El funcionamiento de las máquinas expendedoras de cápsulas, es el mismo, adaptado a una expendedora. Este tipo de máquinas nos compromete en exclusiva a trabajar con el fabricante de las cápsulas para la que ha sido diseñada. El coste por consumición es muy superior a los dos sistemas que hay como alternativa y las posibilidades de dosificación a medida, es mucho más limitado. Se están empezando a desarrollar cápsulas ecológicas, pero no es el standard de este sistema.
  • Máquinas de café liofilizado. El café se prepara con café envasado molido. Es coste de estas máquinas es muy inferior a las máquinas espresso de café en grano, pero la calidad del producto es muy inferior
  • Máquinas de café en grano. Sin lugar a dudas la única opción que nos permite adaptarnos a cualquier necesidad o gusto del consumidor al que prestamos el servicio. Podemos utilizar cualquier café en grano disponible en el mercado, programando, adaptando y dosificando la erogación del café a al gusto del consumidor final. Aunque el precio de estas máquinas es superior al resto de sistemas son las únicas que nos garantizan un auténtico y completo servicio de bebidas calientes al servicio de los gustos del consumidor.

Todas las máquinas de café utilizan solubles de leche, chocolate, té y opcionalmente pueden dispensar solubles de café avellana, irish, vainilla….

En vending público debemos utilizar máquinas automáticas que dispensen el vaso, paletilla y azúcar, para poder ofrecer un servicio completo y adecuado al consumidor final. La opción de máquinas con leche natural líquida no es recomendable por los altos niveles de mantenimiento que requieren

MÁQUINAS DE COMIDA CALIENTE.

Este tipo de máquinas suelen funcionar con productos fabricados para este propósito. La expendedora los mantiene refrigerados y cuando el cliente lo adquiere es calentado en un horno-microondas antes de su dispensación. Existen máquinas del estilo de los “botelleros” donde no se ve el producto, con sus ventajas e inconvenientes y expendedoras con el frontal de cristal, donde sí se puede ver el producto antes de adquirirlo. Estos dispositivos tienen un coste elevado por lo que hemos de realizar un buen estudio antes de adquirirlos, ya que por el precio de una máquina de comida caliente podemos poner “dos máquinas multiproducto”. Además, el producto para estas máquinas se suele presentar congelado, lo que nos obliga a tener un arcón donde conservarlo. Al cargarlo en la máquina expendedora, lo conserva refrigerado, y antes de dispensarlo lo calentará un horno-microondas, lo que nos deja un margen no muy amplio de tiempo para venderlo, antes de que caduque. Los costes de explotación, son muy elevados por el gasto de luz y posibles perecederos.

MÁQUINAS DE PALOMITAS.

Son expendedoras mono-producto, con lo que en caso de que haya una baja rotación de este producto, tendremos muy complicada su amortización, pero si el mercado potencial es relevante, los márgenes comerciales que ofrece son muy amplios. El producto ofertado es de mucha calidad y gran aceptación por parte del consumidor final al que va dirigido. Es necesaria una correcta instalación, ya que es una máquina sensible a actos vandálicos

 

MÁQUINAS DE PRODUCTOS CONGELADOS, HELADOS, HIELO…

No son demasiado habituales en las tiendas 24 convencionales por su elevado coste, pero pueden resultar el elemento diferenciador y captador de determinados perfiles de consumidores, además de un elemento diferenciador definitivo frente a la presencia de competencia. Los principales inconvenientes de este tipo de productos son el consumo de luz, no solo de la propia máquina expendedora, sino de los arcones necesarios para mantener el stock del producto. Igualmente debemos de tener en cuenta que si hay un corte de luz, perderemos los productos.

 

MÁQUINAS DE PERIÓDICOS.

Hay muy pocas en funcionamiento ya que los márgenes de explotación son muy bajos y nos obliga a cargar el producto diariamente y a organizar las devoluciones de los ejemplares no vendidos, limitando nuestra libertad de horario para gestionar el negocio.  No obstante, puede funcionar como producto reclamo atrayendo mucha clientela a nuestro negocio.